CALENDARIO 2022 – LOS PULPOS

By 3 noviembre, 2021Noticia

ENERO- INFORMACIÓN GENERAL

Los pulpos pertenecen a la familia de los  moluscos cefalópodos marinos que carecen de esqueleto, ni interno ni externo.

La palabra cefalópodo está compuesta de las voces griegas «cabeza» y «pie», hacen referencia a su peculiar anatomía, en la cual los brazos están directamente unidos a un lado de la cabeza, mientras que el «tronco» –el manto con aspecto de saco– está al otro.

Los cefalópodos se cuentan entre los primeros depredadores que cazaban en los mares de antaño. Aparecieron hace más de 500 millones de años, mucho antes que los peces, como resultado de la evolución de un pequeño animal con una concha parecida al sombrero de una bruja. De hecho, si retrocediéramos en el tiempo 450 millones de años, encontraríamos que algunos de los depredadores más feroces de los océanos eran cefalópodos con concha.

Tienen una cabeza de forma bulbosa, ocho potentes brazos provistos de tentáculos, dos ojos saltones, 3 corazones y su sangre azul. Cuando se sienten amenazados, lanzan un chorro de tinta y huyen propulsados en otra dirección. No tienen huesos. Las únicas partes duras de su cuerpo son una especie de pico córneo parecido al de un loro, y el cartílago que les protege el cerebro. Esto hace que les resulte muy fácil escurrirse por grietas diminutas, una habilidad que les permite escapar  como si del mismísimo ilusionista Houdini se tratara. No solo pueden mover cualquiera de sus ventosas de forma independiente, sino que cada una de ellas está cubierta de receptores gustativos. Tienen un sistema críptico que les permite cambiar de color, textura y forma.

La mayoría se desplaza entre corales, lodo o arena, y solamente nadan para ir de un lugar concreto a otro o escapar de un depredador, pero a algunos les da por desplazarse con las corrientes marinas.

El pulpo es uno de los animales más peculiares que podemos encontrar en el fondo marino. Cerca de 300 especies se distribuyen en todas las aguas marinas del globo. Sin embargo, no todos las especies de pulpos son aptos para el consumo; la más apreciada en gastronomía es el pulpo común (Octopus vulgaris) que se extiende por la aguas del Atlántico y del mar Mediterráneo así como en las costas asiáticas de Japón, China y Taiwán.

También se pescan con este fin otras especies como el pulpo blanco (Eledone cirrhosa), el pulpo almizclado (Eledone moschata) y el pulpo de pies largos (Octopus macropus) .

El pulpo es un alimento muy nutritivo, es bajo en calorías, contiene una variedad de vitaminas y minerales esenciales. En este sentido, es un alimento de alta riqueza nutricional, gran fuente de hierro, calcio, potasio, magnesio y vitaminas del grupo B, destacando su aporte de ácido fólico. Es una gran fuente de proteínas de alta calidad y tiene muy pocas grasas. En definitiva, es un alimento muy SALUDABLE, apto para dietas de control de peso, de colesterol y ácido úrico.

FEBRERO- ANATOMÍA

Las diversas especies de pulpos incluyen desde individuos que miden aproximadamente 2 cm, con un peso de menos de 1 g, hasta el famoso pulpo gigante del pacífico, sobre el cual hay reportes de un ejemplar excepcional que llegó a pesar 275 kg.

El cuerpo de los pulpos es un sistema de convergencia alrededor de la cabeza. Estas serían las partes del pulpo principales:

  • Ojos: los cuales están bastante desarrollados, al punto de tener una estructura similar a la de los mamíferos, en parte por la manera en que te devuelven la mirada, como si estuvieran escrutándote. (la mayoría de los peces nunca te mira a los ojos) pero sin llegar al nivel de estos.
  • Cerebro: que conforma junto a otras estructuras a lo largo del cuerpo un complejo sistema nervioso.
  • Tres corazones: uno principal llamado sistémico, que bombea sangre a todo el cuerpo, y dos auxiliares o branquiales que llevan la sangre a las branquias para su oxigenación.
  • Manto: poseen un manto, en forma de saco, que se fusiona a la parte trasera de la cabeza, es musculado y hueco. Aquí están los demás órganos vitales, como vísceras y branquias, así como la glándula o saco de tinta que utilizan para la defensa.
  • Sifón: al manto también se conecta el sifón, a través del cual pueden expulsar el agua que le genera impulso para desplazarse.
  • Apéndices o brazos: por otro lado, estos animales están constituidos por ocho apéndices o brazos (no son tentáculos) flexibles y prensiles, que cuentan con ventosas pegajosas las cuales les permiten fijarse con fuerza a cualquier medio y, además, en estas poseen quimiorreceptores. Estas extremidades cumplen funciones para la locomoción, búsqueda y captura del alimento, y convergen en la boca del animal, que tiene forma de pico, constituido de quitina. En cada uno de estos brazos se encuentra también un ganglio, creando un sistema de ganglios que conectan directamente con su cerebro central. Esto les permite que cada brazo pueda actuar de forma independiente.

MARZO- SISTEMA RESPIRATORIO

Todos los seres vivos requieren oxígeno para respirar. El oxígeno se encuentra en la atmósfera y en el agua. Las criaturas de agua necesitan filtrar el oxígeno del agua y luego desechar el agua para que no se ahoguen. Un pulpo respira de la misma manera que respiran todos los peces, que es a través de las branquias.

En la respiración del pulpo están involucrados varios elementos: las branquias, el sifón y sus 3 corazones.

LAS BRANQUIAS del pulpo son un conjunto de membranas que se encuentran dentro de la cavidad del manto y que facilitan el transporte del oxígeno del agua hacia la sangre y la expulsión del dióxido de carbono hacia el agua. Esto solo requiere un movimiento para inspirar el agua, pues luego ésta se expulsa fuera del cuerpo a través del SIFON ubicado a un lado de su cuerpo, este aparato les facilita la propulsión y la locomoción del pulpo  (que no andar),  así pueden cambiar rápidamente la dirección y la velocidad con la que nadan. Estrategia genial que les permite aprovechar la respiración para moverse. Cuanto más se mueven, más necesidad de oxígeno tienen y por tanto, más necesidad de respiración.

Dos de los tres CORAZONES de un pulpo bombean sangre a través de las branquias. La sangre oxigenada que sale de las branquias regresa al tercer corazón para ser bombeada hacia el resto del cuerpo. El oxígeno se transporta en la proteína hemocianina en lugar de los glóbulos rojos que se encuentran comúnmente en los mamíferos. La hemocianina se disuelve en el plasma de la sangre, lo que hace que la sangre adquiera un color azul.

ABRIL- SISTEMA CRÍPTICO

El sistema críptico es aquél que permite la adaptación de un organismo para pasar inadvertido a los sentidos de animales. En el pulpo, este se basa en tres elementos principales: el cambio de color, de textura de su piel y de forma.

1 – EL COLOR: Los pulpos generan color a través de un sistema de pigmentos y re­flectores.

1.a – Los pigmentos están contenidos en miles de diminutos saquitos de su epidermis. Cuando estos sacos están cerrados, parecen unas motitas. Para mostrar un pigmento u otro, el pulpo contrae los músculos alrededor del saco correspondiente, lo que hace que este se abra, dejando el color a la vista. Según el conjunto de sacos que abra o cierre, produce al instante distintos estampados: bandas, rayas o manchas.

1.b- Las células reflectoras son de dos tipos. Las primeras reflejan la luz que les llega (hacen que la piel parezca blanca si la luz es blanca, roja si esta es roja, etc.). Las segundas son como una pompa de jabón que presenta diferentes colores según el ángulo desde el que se mire.

Juntos, el sistema de pigmentos y las células reflectoras permiten que el pulpo cree una inmensa variedad de colores y dibujos.

2- TEXTURA DE LA PIEL: Al contraer unos músculos especiales, la piel habitualmente lisa del pulpo se torna rugosa. Este efecto puede llegar a ser enorme. El pulpo alga, Abdopus aculeatus, es capaz de generar unas delicadas estructuras temporales que dan la impresión de que el animal es un trozo de alga marina.

3 – LA FORMA/POSTURA: La manera en la que un pulpo se coloca puede hacer que sea más o menos visible. Algunos, por ejemplo, se enroscan para parecer un trozo de coral y luego se arrastran lentamente sobre el lecho marino utilizando solo dos brazos. (No, no, no me mires, solo soy una roca más…).

¿Cómo se ha convertido el pulpo en un experto imitador? La respuesta breve es: por evolución. A lo largo de decenas de millones de años, los individuos que mejor se camuflaban con el entorno tenían una mayor probabilidad de huir de los depredadores y dejar descendencia.

MAYO- SISTEMA NERVIOSO

Los pulpos parecen de otro planeta, pero habitan en nuestros océanos. Cambian de forma y de color a voluntad, expelen nubes de tinta y desaparecen entre grietas y estrechas cavidades. Estas criaturas de apariencia alienígena cuentan con un sistema nervioso único que les proporciona una destreza extraordinaria.

El caracol de agua dulce solo tiene 10.000 neuronas; la langosta, unas 100.000; las abejas y las cucarachas, que después de los cefalópodos pueden considerarse los invertebrados más ricos del planeta a nivel neuronal, poseen alrededor de un millón. Así que los 500 millones de neuronas del pulpo común, Octopus vulgaris (la especie más estudiada) sitúan a este animal en una liga aparte. Está mejor dotado que los ratones (80 millones) o las ratas (200 millones) y prácticamente a la par que los gatos (alrededor de 700 millones). Sin embargo, mientras que los vertebrados tienen la mayoría de las neuronas en la cabeza, dos terceras partes de las del pulpo se encuentran en sus brazos. Pero, el sistema nervioso consume mucha energía y así que únicamente evoluciona a un gran tamaño cuando los beneficios superan los costes.

¿Cuál es el motivo de que los pulpos hayan desarrollado un sistema nervioso tan complejo? Aquí, una relación de razones:

1 – Su cuerpo: El sistema nervioso evoluciona a la par que el cuerpo

  • La ausencia de huesos le permite extender cualquiera de sus brazos en cualquier dirección y en cualquier momento (sin límite de movimientos). Además, cada brazo puede estar ha­ciendo algo distinto a los otros, al mismo tiempo.
  • Sus ventosas se mueven de forma independiente. Ha desarrollado la capacidad de recibir y procesar una inmensa cantidad de información sensorial: el gusto y el tacto a través de las ventosas.
  • Las estructuras y mecanismos de que dispone para controlar el color y la textura de la piel.
  • El equilibrio, que percibe gracias a unas estructuras llamadas estatocistos,
  • y toda la información que recogen sus sofisticados ojos.

2 – Los entornos complejos y la necesidad de esconderse de los depredadores

Al tener que desplazarse sobre, alrededor de y a través de arrecifes. Al no contar con una armadura corporal, tienen que estar atentos a los posibles depredadores, y cuando el camuflaje no basta, han de saber dónde esconderse.

Muchos animales son entusiastas devoradores de pulpos, como las anguilas, los delfines, las galeras, los cormoranes, multitud de peces e incluso otros pulpos. Como no tienen huesos, los depredadores se los pueden tragar enteros

“Estos animales son pura carne en movimiento, como un solomillo” (Mark Norman)

3 – Una dieta diversa

Los pulpos son formidables depredadores, son cazadores rápidos y ágiles que capturan y comen una gran variedad de presas, como ostras, cangrejos y peces. Sus mecanismos de ataque se adaptan a la gran variedad de presas que consumen.

Pueden tener interacciones interespecíficas para cazar y cooperar con ciertos peces, especialmente meros, para encontrar presas escondidas. Aprenden a tener cuidado con los cangrejos que transportan anémonas y los atacan con cautela sin que les piquen.

Sin embargo, aunque los pulpos tengan claramente un sistema nervioso complejo, ¿puede decirse que son inteligentes?

JUNIO- INTELIGENCIA

Evaluar la inteligencia de otros animales es algo delicado

Los indicadores de inteligencia que aplicamos en aves y mamíferos, como la capacidad de utilizar herramientas, no son válidos para el pulpo, pues su cuerpo entero es una herramienta. El pulpo no necesita utensilios externos para hurgar en un recoveco o para abrir una ostra.

De todos los invertebrados, los pulpos son los que más se nos parecen. En parte por la manera en que te devuelven la mirada, y en parte por su destreza.

Su cerebro funciona de forma sorprendentemente parecida al nuestro y su curiosidad y su deseo de explorar nos recuerdan nuestra propia sed de conocimiento. El estudio de estas similitudes, llamadas convergencias evolutivas, permite comprender mejor cómo el medio ambiente y la evolución dan forma a órganos y comportamientos de manera similar.

El comportamiento de los pulpos (pulpo común, la especie más estudiada) parece indicar una inteligencia impresionante. Exhiben una gran flexibilidad, adaptándose y ajustándose a situaciones nuevas y cambiantes. Por lo tanto es bueno en tareas que implican aprendizaje y memoria, dos atributos asociados a la inteligencia. De hecho, un área concreta de su cerebro, el lóbulo vertical, se dedica a ese tipo de tareas.

Son maestros del camuflaje. Pueden imitar su entorno cambiando el color y la textura de su piel al instante y de diversas formas.

Pero todo  esto no significa que sean los más inteligentes de nuestros mares. En el patio de la escuela de cefalópodos, el pulpo sería el alumno travieso. La sepia sería la primera de la clase. Estos primos de los pulpos son sorprendentemente ignorados por el público en general y, sin embargo, están en el centro de muchas investigaciones en los laboratorios de etología de todo el mundo: son menos versátiles que los pulpos, pero tienen una capacidad de aprendizaje incomparable. Pueden aprender reglas complejas en muy poco tiempo, y, una vez aprendidas, aplicarlas a la perfección.

JULIO- REPRODUCCIÓN

Los cefalópodos no son muy pródigos en cariños, pues es habitual que, tras el sexo, la hembra se coma al macho

Para no acabar siendo su merienda, este suele “saltar sobre ella, copular en una postura en la que quede lo más lejos posible del alcance de su boca y salir pitando nada más acabar”. dice el biólogo marino Richard Ross.

Las hembras y los machos no se diferencian físicamente hasta poco antes del momento de aparearse, cuando alcanzan la edad adulta. En esta etapa de vida se muestra un dimorfismo sexual en el que la hembra es más grande que el macho en casi todas las especies.

Los aparatos reproductores de los pulpos se diferencian bastante. Los machos cuentan con un tercer tentáculo, llamado ‘hectocótilo’, adaptado para almacenar los espermatóforos e introducirse en la hembra en el momento de la cópula. Esta, por su lado, cuenta con una cloaca, al igual que aves y reptiles, en la cual se encuentra un saco con huevos. Una vez llegada la cópula, el macho introduce su hectocótilo en la cloaca y fertiliza los huevos

 

Cabe destacar que las hembras actúan de forma promiscua, es decir, copulan con diferentes machos para que la mayor parte de los huevos queden fertilizados. Una vez terminada la cópula, la hembra se retira a un lugar tranquilo en el que cuidar de ellos.

Las hembras depositan entre 100 000 y 500 000 huevos pequeños que cuidan durante el desarrollo embrionario, entre 1 y 4 meses, tiempo que varía según la temperatura del agua.

Las hembras bloquean la entrada de la cueva con piedras y permanecen dentro de la guarida cuidando la puesta, período durante el cual no se alimentan. «Invierten toda su energía en mover el agua y oxigenarla para garantizar un alto porcentaje de eclosión de los huevos», añade Manuel E. Garci.

Una vez eclosiona el huevo, emerge una criatura de ojos saltones y 8 brazos con tres ventosas, que se desplaza verticalmente en el zooplancton en busca de presas y hace uso de las corrientes oceánicas para viajar a mar abierto. Allí permanecen, mientras se alimentan de larvas de crustáceos y otros organismos durante casi dos meses, mientras sobreviven a los depredadores que habitan en el gran azul. Una vez alcanzan entre 23 y 25 ventosas por brazo dejan el ecosistema planctónico y comienzan a adoptar el estilo de vida bentónico y sedentario de los juveniles. Esta etapa es conocida como asentamiento.

Poco después de que estos eclosionen, la hembra morirá: en la mayoría de las especies de pulpos, las hembras solo se reproducen una vez en la vida. Esto significa que las crías tienen que valerse por sí mismas desde el primer momento.

Su ciclo de vida es breve, menos de dos años, sus tasas de crecimiento son de entre el 3 y el 13% de peso/día, y sus tasas de conversión de alimento de hasta el 60% y una fácil adaptación a la cautividad.

AGOSTO- LPSO- UNA ESPECIE CURIOSA

En 1982, el biólogo marino panameño Arcadio Rodaniche publicó su hallazgo de una especie que, en lugar de tomar tantas precauciones, hacía el amor manteniendo un estrecho contacto con su pareja, boca con boca, y convivía con ella entre cópula y cópula. Conocido como LPSO (Larger Pacific Striped Octopus, o «pulpo grande rayado del Pacífico»).

Se ha averiguado que las parejas de LPSO comparten cobijo y alimento, mientras que la mayoría de los pulpos son solitarios (si no caníbales). Los LPSO a menudo se aparean a diario, y las hembras desovan durante meses, cuando en otras especies mueren tras criar un único desove. Y mientras que otros pulpos copulan con recelo y a distancia, estos lo hacen sin reparo, como si se besaran.

SEPTIEMBRE- CULTIVO DEL PULPO

Aunque existen granjas que llevan años engordando pulpos capturados, todavía no existe un cultivo integral que produzca juveniles a partir de huevos eclosionados en cautividad.

Tras muchos años de investigación, las mortalidades durante la etapa larvaria superan el 96,6% a los 60 días. Menos de un 0,1% llegan a la edad adulta. Los requerimientos alimentarios de estas especies durante las primeras fases de desarrollo son difíciles de obtener y los científicos no consiguen formular una dieta adecuada para conseguir la supervivencia de las larvas hasta su etapa juvenil.

Se ha logrado completar el ciclo de vida del pulpo en cautividad, pero la mortalidad larvaria es su talón de Aquiles.

OCTUBRE- PULPO DEL COCO

En ausencia de un caparazón, los pulpos son muy vulnerables. Por eso buscarán esconderse, preferiblemente en un refugio en forma de cavidad debajo de una roca: los pulpos organizan y mantienen su refugio quitando arena y agregando piedras y conchas para cerrar mejor la entrada. Otros preferirán cubrirse de fango o conchas para esconderse, y algunos incluso llevarán su refugio en sus brazos, comportamiento que se considera el uso de una herramienta. Un ejemplo es el pulpo del coco, El nombre proviene de su costumbre de esconderse dentro de una cáscara de coco (a veces incluso la recoge y la transporta consigo para usarla como refugio en casos de emergencia). En realidad le sirve cualquier cáscara o concha grande.

NOVIEMBRE- PULPO DE ANILLOS AZULES

No todos los pulpos son tan amigables como los que estamos acostumbrados a ver. El pulpo que os presentamos hoy preferiría verlo desde lejos y a ser posible con un cristal de por medio, ya que la picadura del pulpo de anillos azules (Hapalochlaena sp)  se representa como uno de los animales más venenosos del mundo.

Si vemos su aspecto, apenas es del tamaño de una pelota de golf, aunque con los tentáculos completamente estirados puede medir entre 10 y 20 centímetros dependiendo de la especie.

Viven en el océano Pacífico desde Japón hasta Australia incluidas las aguas de Indonesia.

El pulpo de anillos azules es el cefalópodo más venenoso conocido hasta el momento, incluso supone un peligro para los humanos, ya que se estima que un único ejemplar posee un veneno capaz de matar a 20 personas, y del cual no existe antídoto. Este veneno es producido por unas bacterias que tiene en la boca y está compuesto por varias moléculas, una de ellas es la tetrodotoxina  la cual causa parálisis motriz. El pulpo transmite el veneno mediante la saliva, es decir, que para envenenar a su presa primero tiene que morderla.

Cuando se sienten amenazados, cambian rápidamente a colores intensos y aumentan la intensidad del azul de sus anillos para recalcar que son muy venenosos y que si el atacante no quieren morir, mejor que le dejen tranquilo.

Al igual que todos los pulpos, es capaz de cambiar el color de su cuerpo en función de su estado de ánimo o de la actividad que esté desempeñando en el momento.

DICIEMBRE- PULPO GIGANTE DEL PACÍFICO

Enteroctopus dofleini, El pulpo gigante del Pacífico es el más grande y el más longevo de todas las especies de pulpo. El récord de tamaño lo ostenta un espécimen de 9 metros de ancho y 272 kilogramos de peso. Un ejemplar medio está en torno a los 5 metros y los 50 kilogramos.

Suelen vivir unos cuatro años, y tanto el macho como la hembra mueren poco después de criar. Las hembras viven lo suficiente para cuidar de sus huevos con el mayor esmero, hasta el punto de que no toman alimento alguno durante los meses que dura el período de incubación, y mueren poco después.

Los pulpos cazan de noche y se alimentan principalmente de gambas, almejas, langostas y peces, aunque se sabe que también atacan y devoran a tiburones y aves, usando sus afiladas bocas en forma de pico para pinchar la carne de sus presas y desgarrarla. Su zona de distribución abarca las aguas templadas del Pacífico, desde el sur de California hasta Alaska, y por el oeste, hasta las Islas Aleutianas y Japón.

Criaturas de gran inteligencia, los pulpos gigantes del Pacífico han demostrado ser capaces de abrir tarros, imitar a otros pulpos y encontrar la salida de laberintos en pruebas de laboratorio. Se desconoce su población, aunque en la actualidad no están incluidos en ninguna lista de animales vulnerables o en peligro. Sí se sabe que son sensibles a las condiciones medioambientales y que podrían estar sufriendo los altos niveles de contaminación en sus hábitats.