Es el nombre inglés que se le da a una fritura de pescado con patatas típica del Reino Unido. Aunque existen varias hipótesis sobre el origen de este plato se sabe, sin embargo, que el pescado frito fue introducido sobre el siglo XVII primero en Londres por emigrantes judíos provenientes de España y Portugal, derivado del pescaíto frito.